Crítica y reto a Mario Bunge (Pseudociencias)
Paulino M. Íñigo



Saludos Cordiales Sr. Bunge.

Le estoy criticando a usted y a Sokal en distintos foros de epistemología y filosofía de la ciencia y últimamente en Alcida, (Asociación Andaluza de Filosofía), Red Científica y ahora aquí, lo cual facilitará también su posible respuesta si estan amable y le parece oportuno darla.

Lo cuestiono porque se da el lujo impertinente de atacar lo que usted discrimina globalmente como pseudociencias; actitud que no me parece admisible cuando usted al hacerlo no esgrime criterio científico suficiente. A pesar de su curriculum demuestra en este aspecto ser sólo un tecnico-científico y tener mal gusto perceptivo-reflexivo.

Hoy, tener criterio científico o filosófico supone el mantener una actitud y aptitud objetivamente abierta conforme a las posibilidades e indicios razonables y experimentables que ofrece la vida en la actualidad. Pero ustedes desprecian por falta de perspectiva la metáfora, paradoja y hermenéutica cuántica tachándolas tendenciosamente cuando les conviene de impostura intelectual, porque al parecer no saben servirse de estas para trascender hasta cierto punto admisible la evidencia de las apariencias dualistas newtoniano-darvinistas y así poder captar lo que de saber experimentable hay en la esencia de las llamadas pseudociencias.

Con el subterfugio del rigor científico, critica el empleo de la física moderna que respalda coherentemente las tesis de ciertas filosofías orientales o posmodernas, que por lo visto no entiende suficientemente. A Nietzsche ya le ocurrio algo parecido,a Derrida, Penrose,etc, también.

Quizá no comprenda bien la dialectica hegelina y el valor de las síntesis como medio de superar a Kant y su crítica de la razón pura.

Física y metafísica no son excluyentes, sino complementarias por ser de la misma naturaleza y distinto grado como muestran los tres niveles fundamentales del átomo (Vacío cuántico, fuerzas subatómicas y nivel másico) para la observación inquisitiva inteligente, ¡por cierto en muchas ocasiones, más aguda que la técnica-científica...!

Creo que desconoce el significado de Sabiduría, inteligencia espiritual u objetiva y el buen gusto consiguiente, confundiéndolas con religiosidades y criterios absurdos. Si tiene interés en debatir la razón de su actitud o cualquier otra cosa que venga al caso le emplazo en los foros de esta Web o como mejor le parezca.


Convendrá conmigo que la objetividad inteligente depende de la percepción del ndividuo y luego de su capacidad psicofisiológica reflexiva. Esa es la clave para hablar con fundamento sobre qué es ciencia, pseudociencias o lo que sea.
Hace falta rigor, pragmatismo epistemológico y menos discursos perfectos de forma pero sesgados en su contenido esencial.

Pregúntense si le parece bien, de qué depende su nivel de percepción de la vida para saber si puede o no ser objetivo o más que otros...y no hará entonces generalizadas y equivocadas acusaciones de mal gusto y falta de rigor.

Estudie cómo es el cerebro para comprender su modo y capacidad de
percepción-reflexión y luego analice si usted, Sokal y otros lo están empleando convenientemente o con un marcado sesgo hemisferico cerebral excesivamente analiticofragmentador, y que por ello van sin brújula de las partes hacia el todos sin poder apreciar la necesaria perspectiva de cojunto.

¿ De qué sierven mil teorías científicas formuladas sobre una base y comprensión aberrada por muy científico que sea el método empleado en las mismas?. ¡Y además, si a la postre sus cerebros no saben interpretar objetivamente los resultados por estar excesivamente laterizados...!

Qué es Ciencia Sr. Bunge.

La ciencia y el criterio científico no son tal si no reunen el mayor grado de objetividad posible "en cada momento y época".

No confundir ciencia con técnica.La principal condición de la ciencia es la objetividad posible, y la del científico la inteligencia objetiva posible. Así muchos de los que se creen científicos o filósofos sólo son técnicos y por eso no comprenden el sentido de la
epistemología y filosofía de la ciencia confundiéndolo con el de la técnica.

Yo denuncio la epistemología y filososfía de la ciencia y a sus ministros que obvian la mayor y primera función de esta que es el criterio de veracidad posible en cada tiempo...

La ciencia como errónamente se entide hoy día, es un sofisma parcial, un engaño convenido, pactado por consenso que rinde como 3 cuando podría hacerlo como 10; por ser producto de un fortísimo desequilibrio psicobiológico sostenido por la aberrada cultura positivista que retroalimenta su propia decadencia y la acentúa tautológicamente en un interesado círculo vicioso...


Sr. Bunge, lo que dice a continuación no se sostiene, pero no me voy a molestar en rebatirle si usted no acepta el reto. Claro que tiene parte de razón , pero es que con ella quiere justificar su ataque global o a la parte esencial y científica que no comprende en lo que llama pseudociencias....

Según dice usted,una seudociencia es un montón de macanas que se vende como ciencia. Y cita como ejemplos: alquimia, astrología,

caracterología, comunismo científico,creacionismo científico, grafología, ovnilogía, parapsicología y psicoanálisis, etc. Ya me dirá como puede ser tan torpe para atreverse a realizar tales insostenibles afirmaciones frente a un agudo criterio de cientifidad hoy posible.

Entre otras de sus perlas menciona usted que una seudociencia se reconoce por poseer al menos un par de las características siguientes:

- Invoca entes inmateriales o sobrenaturales inaccesibles al examen empírico,tales como fuerza vital, alma, superego, creación divina, destino, memoriacolectiva y necesidad histórica.

¿De dónde extrae usted la conclusión para afirmar que no hay forma empírica de comprobar repetidamente el asunto?.

Pues fíjese que el experimento se puede realizar y reptir "unas pocas millones de veces", tantas como individuos que intervengan en la prueba en cuestión a efectuar.


Dice que las pseudociencias son crédulas. Pues no señor Bunge, lo son muchos de los que las utilizan indebidamente, o quienes sin el debido criterio como usted las niegan; sobre todo debido a la desidia y dejación que personsa como ustedes han hecho del saber en su amplio abanico de posibilidades contrastables y experimentables a la luz de la ciencia moderna.

Dice que las pseudociencias no someten sus especulaciones a prueba alguna y que no hay laboratorios homeopáticos ni psicoanalíticos,etc. Y que aunque existio el laboratorio homeopático del doctor Benveniste, fue clausurado cuando se descubrió que había cometido fraudes. Mire, lo que hay son interes creados para no contrastar e investigar científicamente la acción terapéutica confirmada por la homeopatía, etc.

Pregona que las llamadas pseudocienicas son dogmáticas: pues no cambia sus principios cuando fallan ni como resultado de nuevos hallazgos. No buscan novedades, sino que queda atada a un cuerpo de creencias. Cuando cambia lo hace solo en detalles y como resultado de disensiones dentro de la grey.

Pero hombre Sr.Bunge, como puede ser tan tendencioso y simplista. Ustedes son los responsables ya que cierran el paso a cualquier subención y colaboración experimental, etc. Jamás se acercan con criterio científico o intelectual a escuchar o indagar...


Pretende que las pseudociencias no encuentran ni utiliza leyes generales, y que Los científicos, en cambio, buscan o usan leyes generales. Pues vuelve a equivocarse, porque utilizan cada día más y mejor la mecánica cuántica, su hermeneutica y enormes implicaciones. Gracias también a que científicos con verdadero criterio de cientifidad han tomado cartas en el asunto porque es sobre todo su responsabilidad...Por ejemplo: Fritjof Capra, Chopra, Pribram, David Bohm, etc.

Se atreve a decir que sus principios son incompatibles con algunos de los principios más seguros de la ciencia. Por ejemplo, la telequinesis contradice el principio de conservación de la energía. ¿ Pero que tontería es esa?.


Continua fabulando cosas como que las pseudociencias no interactúan con ninguna ciencia propiamente dicha. ¡Y qué es entonces la mecánica cuántica?

Cómo puede afirmar que a las llamadas por "ustedes" pseudociencias sólo les interesa lo que pueda tener uso práctico y que no buscan la verdad desinteresada. Ni admite ignorar algo: tiene explicaciones para todo. Pero sus procedimientos y recetas son ineficaces por no fundarse sobre conocimientos auténticos. Al igual que la magia, tiene aspiraciones técnicas infundadas.

Los soberbios e impertinentes que no admiten nada crítico a su ortodoxia son ustedes y no digamos ya nada sobre sus intereses y estatus...

Repase el experimento EPR y luego piense si la "magía o la telepatía, el efecto Kirliam, etc.", no pueden tener aspiraciones a fundarse en criterios y esperimentación científica.

Tiene la desfachatez de insinuar que las pseudociencias se mantienen al margen de la comunidad científica. Es decir, sus cultores no
publican en revistas científicas ni participan de seminarios ni de congresos abiertos a la comunidad científica. Los científicos, en cambio, someten sus ideas a la crítica de sus pares:
someten sus artículos a publicaciones científicas y presentan sus
resultados en seminarios, conferencias y congresos.

Hay que ser muy cínico muy o corto Sr.Bunge para haber dicho esto, pues son señores como ustedes los que impiden el contacto y contraste experimental mutuo.



No se cansa de caer en imposturas intelectuales y todavía lanza exabructos como el que Las seudociencias son como las pesadillas: se desvanecen cuando se las examina a la luz de la ciencia. Pues son todo lo contrario reaccionario Bunge, ya se fortalecen cada día más a la luz de la ciencia moderna y desde distintas ángulos como la física cuántica y la psicofisiología del cuerpo calloso cerebral, etc.


[Nota] Mario Bunge, es "pensador" argentino radicado en Canadá, es Doctor en
Ciencias Fisicomatemáticas y uno de los principales filósofos contemporáneos.
Posee diez doctorados honoris causa y tres profesorados honorarios, siendo
miembro del Institut International de Philosophie, de la Académie Internationale
de Philosophie des Sciences y de la Academy of Humanism. Su último libro es "Las
ciencias sociales en discusión" (Ed. Sudamericana).

Mario Bunge es así mismo miembro de ARP-Sociedad para el Avance del Pensamiento
Crítico.




Regresar a la sección "Artículos"