REPLICA A «LA SELECCIÓN NATURAL» DE CLAUDIO GUTIÉRREZ

Saludos cordiales, Sr. Claudio.

Después de leído su artículo (La selección natural) en el Portal de Filosofía Cubana e Iberoamericana no me resisto a tratar de contrastar con usted algunas cuestiones fundamentales que parece eludir; aunque sea brevemente, si me lo permite.

Primero mis argumentos, después al hilo el comentario sobre un enfoque más adecuado para nuestros días de "La selección natural".

A la luz de la física cuántica y el experimento ( EPR: Einstein, Podolsky, Rosen):

Grosso modo: En 1998 en Ginebra. Se enviaron 2 fotones a través de fibras ópticas en sentidos opuestos. A los 10 km los fotones hubieron de responder de "una "cierta manera". Pues bien, a pesar de no estar comunicados ni de poder comunicarse a través de señal lumínica alguna, "pues se ponían de acuerdo..."

Las implicaciones son numerosas, reveladoras, tanto que ser prefiere obviar visceralmente el asunto.

Como la luz mostró en el experimento estar correlacionada holográfica e instantáneamente, y todo es luz; pues esta muestra efectivamente una dinámica o comportamiento coherente en el plano inorgánico como en el orgánico.

Las probabilidades de la evolución al azar, superan el "Umbral de Borel"; por lo cual es más congruente descartar el Azar, que además de indemostrable no es posible como ocurre con la Causalidad (por discontinuidad cuántica, P. de Incertidumbre, etc.)

El registro fósil desmiente más que confirma la evolución al Azar (no cumplió sus pretendidas expectativas). Por ello la discontinuidad cuántica avalada por los otros importantes argumentos aquí citados viene a explicar de un modo más probable y pertinente el significado evolutivo del registro fósil y sus eslabones perdidos. Estos quedan significados como el actuar libre, coherente y por tanto inteligente de las mutaciones dirigidas por la dinámica rectora evolutiva o para los físicos "Infinita energía del Vacío".

El registro fósil evidencia la intervención de mutaciones coherentes, pero ahora la discontinuidad cuántica, el experimento (EPR) y el Umbral de Borel, etc., nos dice que tales mutaciones no son producto del azar sino de la libertad inteligente, inherente a toda la energía universal.

El teorema de Límite Central refuerza la hipótesis de la evolución inteligente...

Este punto es más complejo, resulta de una mejor comprensión de la discontinuidad cuántica, del Principio de Incertidumbre, el par Azar Causalidad, la estadística y de la dialéctica Hegeliana.

Lo expuesto me parece suficiente para optar por la hipótesis de una dinámica rectora evolutiva inteligente; en consecuencia:

Un enfoque más congruente de la selección natural en nuestro tiempo.

Lo más probable es que la selección natural no busque fundamentalmente la supervivencia del más fuerte.

Tal vez a su vez o antes busque algo más importante:

El estimular sobre todo, el PASO DEL INSTINTO (del más débil y por ello susceptible y más receptivo) AL PREADVENIMIENTO DE LA MEMORIA, EMOCION Y CONSCIENCIA PREHUMANA, etc.; lo que suscitaría a través del fuerte y constante choque producido por el estrés, sufrimiento o modo de vida provocado sobre todo en los más débiles-susceptibles, etc., debido a la atención y vigilancia constante que ocasiona noche y día el posible ataque del depredador. Algo así como la opresión que sobre el proletariado ejerce la clase dominante, ya sea en sentido económico, intelectual, artístico, etc. Circunstancia que podría conllevar el despertar de las clases débiles-susceptibles. La depredación puede estimular la selección o aparición de nuevos valores intelectuales y emocionales, etc.

La selección natural no buscaría prioritariamente la supervivencia del "más animal".

En el reino animal humanoide, las muertes y abusos sufridos por los débiles ocasionan además de lo dicho, la posible aparición de la conciencia en las depredadoras clases dominantes; como mostró Ghandi, etc.

Atentamente

Paulino María Iñigo
paulinoalfeon@euskalnet.net


Regresar a la sección "Artículos"